Ubicada a 120 kilómetros al sur de Buenos Aires, la ciudad donde nació el ex presidente Raúl Alfonsín (símbolo del regreso a la democracia argentina), tiene una gran laguna que en la que se desarrollan todo tipo de deportes acuáticos.

Desde hace 240 años es un centro turístico y cultural.

Por Diego Jemio (*)

 

Algunos vecinos recuerdan la imagen. Raúl Alfonsín parado sobre un cajón de agua mineral (soda), que servía como tarima. El público estaba formado por 40 personas que eran sus vecinos; a la gran mayoría las conocía por el nombre de pila. Decía que estaba “persuadido” de muchas cosas, una palabra que después fue su sello de identidad.

Decía también que quería ser presidente de la nación. “¿Presidente? ¿Alguien de este pueblo?”, se preguntaban los más incrédulos. El resto es historia conocida. El hombre de bigote tupido fue concejal de su pueblo, Chascomús, diputado y, finalmente, llegó a la presidencia de la Argentina. Fue el primer mandatario después de la última dictadura y una figura clave en la restauración de la democracia en la Argentina.

La imagen de Alfonsín es una de las tantas que entrega Chascomús, una ciudad ubicada a 120 kilómetros al sur de la capital argentina. Incluso se puede tomar un tour que repasa buena parte de su vida y ver un monumento dedicado a su figura.

 

Gran laguna, a pocos kilómetros de Buenos Aires

 

La historia del lugar es rica, con 240 años siendo un centro turístico y cultural. Y un lugar de escape para quienes buscan tranquilidad y naturaleza a pocos kilómetros de la gran ciudad.

La laguna Chascomús es uno de los puntos más altos de atracción del lugar. El gran espejo de agua, ubicado en la cuenca del Río Salado, es una invitación a los deportes acuáticos (kayaks, windsurf, kitesurf y paddle surf son los más elegidos) o, simplemente, a dar un paseo por el camino de circunvalación de la laguna, un trazado de 30 kilómetros para disfrutar de los atardeceres, pescar o hacer camping.

 

Hotelería con hectáreas de parque

 

Para aquellos que quieren alojarse, Chascomús ofrece una amplia variedad de posadas y hoteles. El más destacado es el Howard Johnson Resort & Centro de Convenciones, inaugurado en 2016 y ubicado al frente de la laguna. Rodeado por dos hectáreas de parque, fue diseñado con la idea de integrar sus construcciones al entorno; tiene espacios amplios, pileta externa y climatizada y solarium, además de un spa con sauna seco, hidromasajes, gabinetes para masajes, tratamientos corporales y faciales.

La gastronomía es otro de los puntos altos del hotel. En especial, el Restaurante 1779. La carta fue elaborada por Emiliano Diaconchuk, prestigioso chef internacional ganador de dos estrellas Michelin, el galardón más importante de la cocina mundial. Mollejas crujientes, ojo de bife con salsa Malbec, vacío braseado y risotto de limón siciliano son algunas de las delicias que ofrece el establecimiento.

Si la idea es hacer de Chascomús un lugar de convenciones, el entorno natural es ideal. Además, el hotel ofrece un centro de reuniones compuesto por cuatro salones, con una capacidad máxima de 650 personas.

El paseo puede seguir en la Capilla de los Negros, un símbolo de la hermandad de negros, creada en 1867, que aún alberga la imagen de la Virgen Morena de los Milagros. O simplemente caminando por las calles adoquinadas del casco histórico cerca de la Catedral Nuestra Señora de la Merced y de la vieja estación de trenes.

Cuando cae la tarde, algunos vecinos salen a tomar aire. Se sientan apacibles en una reposera. Alguno recordará aquella vieja anécdota de un hombre con bigotes, que parado en un cajón de soda daba un discurso. Y decía que quería ser presidente de la Argentina.

 

MINIGUÍA

Dónde alojarse. Una noche en base doble en el Howard Johnson Resort & Centro de Convenciones cuesta US$105. Incluye desayuno y estacionamiento.

Dónde comer. El precio de una cena para dos personas en el prestigioso Restaurante 1779 cuesta US$60. Incluye una botella de vino.

Cómo llegar. La empresa de micro Ricchieri Tours realiza el viaje Buenos Aires-Chascomús. Un pasaje ida y vuelta cuesta US$9. El viaje tiene una duración de una hora y media.

****

 

Diego JemioDiego Jemio es periodista, docente y podcaster.

Trabajó en los diarios El Siglo y La Gaceta de Tucumán. Actualmente, colabora en Clarín, Todo Teatro, BBC y otros medios de Argentina y el exterior. Participó del libro “Crónicas de acá, primera antología de periodismo narrativo de Tucumán”. Dicta talleres de escritura, producción de podcast y literatura epistolar. Es cocreador de los podcasts de viajes Bitácora y de cartas Epistolar.

 

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.