Vértice

 

Vértice

 

 

 

Vértice, pista de vuelo y aterrizaje para la literatura quintanarroense

 

Por Luciano Núñez

 

 

Vértice cumple este mes un año. El vértice que une las rectas y conecta los ángulos. El Vértice que es sólido y pretende ser el de la cúspide. Si este texto fuera acaso una suerte de discurso sobre el primer año de Vértice, letras de Grupo Pirámide, diría que hemos intentado fluir con nuestra breve -pero variada- tradición de la naciente literatura de Quintana Roo, cuyos causes han abierto prestigiados y sólidos proyectos, como los Cuadernos de la Gaceta del Pensamiento, Tropo a la Uña, y tantos otros soportes que, de una manera aislada, pero a su vez, conexa, han ido nutriendo el cauce de las letras del estado.

Nuestro Vértice nació como una necesidad de colocar a los textos en su justa órbita y dimensión, en su merecido lugar literario, gracias a la iniciativa de colaboradores que comenzaron a enviar piezas que, claro está, exceden los ejes temáticos de Grupo Pirámide, como son el ensayo, las reseñas de libros e incluso poesías.

Así, hemos ampliado esa pista de aterrizaje y de despegue a poetas noveles y consagrados, cuentistas sorprendentes y ya clásicos, que emergieron o revivieron para alzar la pluma y quedarse en nuestro ciberespacio, ese paréntesis que hemos ganado a la nada con quienes caminan y vuelan para conocer mundos nuevos y situaciones azarosas, siempre, bajo el sortilegio de la creatividad inagotable.

 

Homenaje a Carlos Hurtado

 

Nos sentimos orgullos, porque hablo también a nombre del director editorial de Vértice, José Antonio Íñiguez, de haber plasmado en equipo y en menos de un año, el dossier homenaje a Carlos Hurtado, que fue presentado con éxito en la Biblioteca Nacional de la Crónica de Cancún, gracias a su anfitrión, Fernando Martí, y el esfuerzo y aporte de notables plumas de Quintana Roo, tanto nuevas como de ganada estirpe.

Michael Foucault dice que los buenos discursos no deben ser una interrupción en lo que se dice o intenta comunicar, que lo mejor es ser parte de algo que viene y sólo dejarse llevarse por esa continuidad, como una parte de ese todo. Por eso nos complace sumar nuevas voces, sabiendo que mañana darán pase a otras que conformarán un suelo más firme para la literatura de Quintana Roo.

 

Premio Estatal de Cuento “Rafael del Pozo y Alcalá”

 

Por otra parte, apenas empezamos a transitar esa pendiente, que nos complace celebrar con un concurso de narrativa, con otro homenaje a un escritor inmerecidamente olvidado: Rafael del Pozo y Alcalá, quien tiene el invaluable valor de ser el primer libro escrito y editado en Cancún, “Doce muecas y un gesto”, fechado en enero de 1980, cuando la ciudad tenía solo 10 años de su fundación.

Se trata de un libro que atesora cuentos de temáticas diversas, en las que se cuela en sus trazos, la visión del autor recién llegado, con otros paisajes, con su pasado fresco y azorado por la tierra nueva, ese Cancún todavía naciente e impregnado de lo foráneo, impostado en medio de la selva para milagro de osados.

Confío que este será el primer paso para reeditar la obra de Rafael del Pozo y Alcalá, un gesto que pretendemos haga que fluya el pasado, como el discurso hacia este presente y futuro que tiene tantas muecas y vértices.

Dejo estas líneas para dar pasos a otras voces…

 

 

También te puede interesar:

Dossier | Charly y el Cancún del Dorado y la soledad, por Luciano Núñez

 

 

****

 

Luciano Antonio Núñez (Tucumán, Argentina, 1976). Periodista y escritor radicado en Quintana Roo, México. Licenciado en Comunicación Social.  En su país natal, publicó el libro de entrevistas “Voces que vuelven”, editado por el Archivo Histórico de Tucumán, y textos suyos figuran en la  “Antología Cultural de Tucumán (1916-2016)”. En México, la “Gaceta del pensamiento” publicó cuentos y parte de su poemario “Tan lejos y otra vez en casa”. Trabajó en periódicos y revistas, y es fundador del portal Grupo Pirámide.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.