Letras

Gastronomía | Green Bamboo, sabores vietnamitas en el corazón de Palermo, Buenos Aires

El restaurante, con larga historia en la ciudad, renueva su carta de cocina vietnamita.

Aunque las parrillas son las reinas de Buenos Aires, su gastronomía va mucho más allá. Y los restaurantes ofrecen cada vez más variedad de sabores locales y del mundo.

En este último grupo y en Palermo, el barrio preferido de los extranjeros, Green Bamboo ya es un clásico con más de 20 años de historia.

Fue uno de los pioneros en bucear en la comida asiática y en la vietnamita en particular. Al ingresar, los colores son cálidos e invitan a la charla sin prisa; domina el centro del salón una gran barra con tragos de autor, como el Green Bamboo Now (London Dry Gin, cordial de menta y jengibre, limón y soda) o el Florisauco, con gin, sauco, mix de flores y angostura de naranja. Otra excelente opción es el No Se Me O´Curry, a base de bourbon whiskey, cinco especias, ananá, curry, té negro y limón clarificado.

 

Platos pequeños e intensidad de sabores

 

El menú, fiel a la cultura vietnamita, es más rico en platos pequeños para compartir que en grandes porciones. Un buen inicio es el Muc con Chien (tempura de chipirones y salsa de tamarindo) o los dumplings banh bot loc (masa fresca de tapioca, langostinos y salsa chuoir al vapor).

Si hay algo que caracteriza el imaginario de la comida asiática es la intensidad de sabores. Y un curry es una buena forma de viajar con esos aromas. El Hai San es un curry amarillo de pesca blanca, langostinos, jibia, mejillones, leche de coco y arroz al vapor.

 

Shaking Beef

Hay quien no puede dejar de comer carne roja en una salida argentina. Para aquellos que buscan esa experiencia, pero en un restaurante asiático, una buena opción es el Shaking Beef; se trata de un suntoso lomo, marinada viet, yema curada, cebolla caramelizada, ajos confitados y chips de batatas.

Los sabores en Green Bamboo tienen la intensidad de un paseo por tierras nuevas, lejanas… El picante del curry, el sabor de la leche de coco, las especies, los cítricos… Todo queda en la memoria hasta el punto final: la hora del postre.

Uno de los originales de la carta es el Xo Co (ganache de chocolate amargo, con crema de palta, piel de lima y crocante de chocolate amargo). Y quizás uno de los sabores más originales de la noche: Kem Dua (helado de coco, arroz crocante, salsa de mango y crema batida, con un toque de coco tostado).

 

Noche en Palermo

Al final de la noche, se puede volver a algunos de los tragos. O, simplemente, terminar la noche en algunos de los bares de la noche palermitana, la más variada de Buenos Aires, que ofrece mucho más que su carne for export y motivo de orgullo nacional.

 

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.