Letras

Poesía | Fragmento de «Alguien hunde mi cabeza», de David Anuar, Premio Salvador Gallardo Dávalos

 

A continuación, presentamos la siguiente primicia para Vértice, Letras de Grupo Pirámide: tres poemas de «Alguien hunde mi cabeza», obra con la cual el poeta cancunense, David Anuar, mereció recientemente el XXXVIII Premio Nacional de Literatura Joven Salvador Gallardo Dávalos 2020 del Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA).

 

La salubridad de los seguros

 

entre bits y tomas eléctricas
teclean los huesos de sus clientes
capturan mitocondrias
juegan a la deriva de las pólizas

mandan correos
todo está bien
dicen
la operación será cubierta

las minúsculas        dicen
imprimen formol y ácido ribonucleico
hurgan entre apostillas
la negación de vértebras
y jugos gástricos

no aplica         dicen ahora
tienden la mano y los papeles
entre rúbricas y matasellos

dicen:

estimada señora
su vida será deducible

 

 

Mi madre tiene los clavos más hermoso del mundo

 

los he visto azules en las radiografías
como espíritus que han decidido
aparecer entre sus vértebras

quisiera saber la tibieza de su metal fantasma
acariciar con mis dedos la columna
y recuperar mi fe
en los rayos X y los médicos

en la espectrografía
los clavos ya son parte de su alma
la sostienen
la fijan a su sitio
le devuelven el equilibrio
entre lo óseo
la carne
y mis nervios

 

Círculo secretarial del infierno

 

EN EL PISO 52
todo es luz

en los ventanales
la sombra se revela
cuerpo completo
arrojado cristal

entre mis manos
la madera escrita
presiente al monstruo
la bestia
y sus racimos
vibran
de geometrías luminosas

el golpe de esta sinfonía
se resquebraja en triángulos
cuyas esquinas inflaman
los cubículos confines
en que galopa esta oficina

una y otra vez se desbaratan
las formas
vuelven al mar primigenio
las sillas giratorias
los archiveros
los libros contables
las tomas eléctricas
las clavículas
de mis compañeros
y también sus cráneos
todo vuelve y precipita
su materia
en el oleaje
de la bestia

 

 

 

****

David Anuar (Cancún, Q. Roo, 1989). Poeta, dramaturgo y traductor. Licenciado en Literatura Latinoamericana (UADY, 2013) y maestro en Historia (CIESAS, 2018). Becario del PECDA (2012, 2015) y de la Fundación para las Letras Mexicanas (2018-2020). Ganador del Concurso de Cuento Corto Juan de la Cabada (2011), del Premio Francisco Javier Clavijero a la mejor tesis de maestría (2019) del Premio Estatal de Poesía Tiempos de Escritura (2020) y nominado al Pushcart Prize 2020 en Estados Unidos. Autor de Erogramas (2011, Catarsis Literaria El Drenaje), Cuatro ensayos sobre poesía hispanoamericana (2014, Ayuntamiento de Mérida), Bitácora del tiempo que transcurre (2015, Ayuntamiento de Mérida), Estrellas errantes (2016, UAEM) y Memoria de Gabuch (2020, ICAQROO). Editor de la antología Contramarea. Breve antología de poesía joven de Quintana Roo (2017, Plataforma Colectiva), y de la obra completa de Adriana Cupul Itzá, Y mi cuerpo no ha muerto. Poesía recuperada (1993-2002) (2019, IMCAS). Su obra poética y narrativa ha sido traducida al inglés.

También le puede gustar...

1 comentario

  1. Mario Pérez Aguilar

    Estimado David, tu poesía es muy actual. Me gusta. Encontré sin embargo en la última línea del primer poema del fragmento, un “el”, ausente. Por el lenguaje comercial debe ser: “su vida será el deducible”, aun cuando estés haciendo poesía, pues se pierde el sentido de la frase al decir “su vida será deducible”. El lenguaje comercial no deduce nada a nadie; y al decirlo así, pierde toda realidad. La poesía, a mi manera de ver, debe decir la verdad, no confundir. Te mando un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.