Poesía

Poesía | Cinco poemas de Cristina Peri Rossi, ganadora del Premio Cervantes 2021

Rossi

Rossi

La poeta y cuentista Cristina Peri Rossi se hizo acreedora este jueves del Premio Cervantes 2021; por ello, en Vértice presentamos cinco poemas de la célebre escritora uruguaya, quien, de acuerdo con el fallo del jurado, su obra se distingue por ser “un ejercicio constante de exploración y crítica”, “recordatorio perpetuo del exilio y las tragedias políticas del siglo XX”.

EL CEMENTERIO DE LOS SUEÑOS

Sólo en nuestros sueños
una vez hubo una vida mejor.
Algunos sueños los cortaron a cuchillo (manos y miembros desgonzados
en tortura) o los arrojaron desde los aviones desnudos y sedados
(qué delicadeza: un somnífero antes de lanzarlos).
Otros sueños murieron por falta de publicidad
de financiación, como se dice ahora.
Y los pocos sueños que consiguieron sobrevivir nos encargamos de matarlos diariamente
con pequeñas envidias y miserias: los sueños parecen tan tristes tan ridículos
como los inválidos de Vietnam.

MANUAL DEL MARINERO
 
Llevados varios días de navegación
y por no tener nada que hacer
estando la mar en calma
los recuerdos vigilantes
por no poder dormir,
por llevarte en la memoria
por no poder olvidar la forma de tus pies
el suave movimiento de ancas a estribor
tus sueños iodados
peces voladores
por no perderte en la casa del mar
me puse a hacer
un manual del marinero,
para que todos supieran cómo amarte, en caso de naufragio,
para que todos supieran cómo navegar
en caso de maniobras
y por si acaso
hacer señales
llamar con la o que es roja y amarilla
llamarte con la i
que tiene un círculo negro como un pozo
llamarte desde el rectángulo azul de la ese
suplicarte con el rombo de la efe
o los triángulos de la zeta,
tan ardientes como el follaje de tu pubis.
Llamarte con la i
hacer señales
alzar la mano izquierda con la bandera de la ele,
subir ambos brazos para dibujar
-en el relente nocturno-
las dulzuras lúgubres de la u.
LA BACANTE
Allí, escondida en las habitaciones.
Ah, conozco sus gestos antiguos
la belleza de los muebles
el perfume que flota en su sofá
y su ira
que despedaza algunas porcelanas.
Husmea las flores encarnadas
las estruja nerviosamente
-esa belleza la provoca-
las rasga las lanza lejos
caen los doseles sobre el lecho
se pasea febril por las habitaciones
está desnuda y nada la sacia
abre cajones sin sentido
enciende el fuego en la chimenea
regaña a las criadas
y al fin temible, con el hocico temblando,
se echa desnuda en el sofá,
abre las piernas
se palpa los senos de lengua húmeda
mece las caderas
golpea con las nalgas en el asiento
ruge, en el espasmo.

POETAS

Los poetas no somos fiables para nadie.
No somos fiables para los editores, que prefieren editar novelas, no somos
fiables para los bancos, porque no tenemos ingresos fijos, no somos fiables
para los diarios, que prefieren publicar guerras y atracos, no somos fiables
para los caseros, porque nos atrasamos en el alquiler.
No somos fiables
ni para los lectores:
les gusta gastar el dinero a renglón corrido,
no a renglón partido.

DIALÉCTICA DE LOS VIAJES

Para recordar
tuve que partir.
Para que la memoria rebosara
como un cántaro lleno
―el cántaro de una diosa inaccesible―
tuve que partir.
Para pensar en ti
tuve que partir.
El mar se abrió como un telón
como el útero materno
como la placenta hinchada
lentas esferas nocturnas brillaban en el cielo
como signos de una escritura antigua
perdida entre papiros
y la memoria empezó a destilar
la memoria escanció su licor
su droga melancólica
su fuego
sus conchas nacaradas
su espanto
su temblor.
Para recordar
tuve que partir
y soñar con el regreso
―como Ulises―
sin regresar jamás.
Ítaca existe
a condición de no recuperarla.

También te puede interesar: 

Poesía | Muestra poética de «El tesoro en la mirada», nuevo libro de Agustín Labrada

****

Cristina Peri Rossi nació en 1941 en Montevideo, Uruguay. Licenciada en Literatura Comparada, comenzó su carrera literaria en 1963 con la publicación de su libro de cuentos Viviendo. En 1972 se exilió a España, se nacionalizó en 1975, sin perder la nacionalidad uruguaya, y vive en Barcelona desde entonces. Ha publicado, entre otros libros, Los museos abandonados (1968) y El libro de mis primos (1969), con las que consiguió los más importantes galardones de su país: el Premio Arca en 1968 y el Biblioteca de Marcha en 1969. Se exilió de Uruguay en 1972.  Recientemente fue merecedora del Premio Cervantes 2021.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.