carlos

carlos

 

 

Fábula incendiada

 

 

Nadie sabe de tu muerte incendiaria

ni el iracundo sol pacifico en su luz violenta

ni las indiferentes nubes lastimeras a la vista

o la pasión implacable que también murió perpetua

ni tu misma te enteraste que yaces en la tierra de mi tierra

sólo mi soledad lo sabe, y no sabe de ti

Tú, viva en  mi memoria y el ardor desde la entraña

nadie supo existías en mi fábula sin moraleja

ni  que fuimos la misma carne mecida

en la benevolencia de la calentura nocturna

al tu boca atraparme en bocanada ciega

cuando mis manos te moldeaban escultura.

Eres invisible fuiste otra y hoy nada queda ni tampoco serás

no para mí, porque sigues ahí donde todos te ven

menos yo, solo percibo el perfume de lo que fuiste

el aroma fallecido tuyo en la escalera baja

arrastra abajo al corazón, el abandono en la caverna

lo desconoce como el perro al gato como tú a mi

no recuerdas, me dices: que no soy.

Tu muerte es mi asesina

mi incendio, mi ceniza sin ojos

la deposito en tu féretro vivo

nadie la ve porque ahí sigues

nadie sabe que has muerto

todos te ven y no encuentro tu corona

en mi fábula la princesa es el lobo

el bosque arde.

 

 

Sonido mudo

 

 

Cuando la piedra no era estática

sólo fluido burbujeante

ya éramos la sombra de su corazón incandescente

 

en un futuro de polvo de memorias

antes de ser nada y serlo todo

sonido mudo.

 

 

También te puede interesar:

Poesía | Tres poemas de Ana Mar Moreno

 

****

 

carlosCarlos González Gualito (CDMX 1970), radica en Playa del Carmen, Q, Roo. Estudio Ciencias Políticas y Administración Pública en la F.E.S. Acatlán de la U.N.A.M. Publicó el libro de poesía Tiempo (Libros en red, 2012). Coautor de la antología poética Aquí y Ahora (Nave de papel, 2015) y de los libros Escrivive Playa “Poemario” y Escrivive Playa “Sueños, Leyendas y Ficciones” (Editorial Greca, 2016). Miembro de la sala de lectura La hojarasca y de Literatos Riviera Maya.

 

 

 

*Fotografía: Fernell Franco

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.