Poemas

 

 

Maleza

 

Algo
viene despreciado al mundo
y llama al desorden, al desorden –

Si me odias tanto
no te molestes en darme
un nombre: acaso necesitas
otro insulto
en tu lenguaje, otra
forma de culpar
por todo a una tribu –

como ambas sabemos,
si alabas
a un dios,
solo necesitas a un enemigo –

Yo no soy el enemigo.
Soy solo una distracción para que ignores
lo que ves pasar
justo aquí en esta cama,
un pequeño paradigma
de fracaso. Una de tus preciosas flores
muere aquí casi todos los días
y no puedes descansar
hasta que atacas la causa, es decir
lo que sea que quede,
lo que sea más fuerte
que tu pasión personal.

No se suponía
que duraran para siempre en el mundo real.
Pero por qué admitirlo, cuando puedes continuar
haciendo lo que haces siempre,
sufrir y repartir culpa, ambas cosas a la vez.

No necesito tu aprecio
para sobrevivir. Yo estaba aquí primero,
antes de que llegaras, antes
de que sembraras un jardín.
Y estaré aquí cuando solo queden el sol
y la luna, y el mar, y el campo abierto.

Y yo formaré ese campo.

 

 

 

Final del verano

 

 

Después de que todo me ocurrió,
me ocurrió el vacío.

Hay un límite
en el placer que obtuve de la forma –

En esto no soy como ustedes,
no tengo liberación en otro cuerpo.

No tengo necesidad
de refugio fuera de mí mismo –

Mi pobre inspirada
creación, eres
distracciones, en definitiva,
pura restricción; al final
se me parecen muy poco
para complacerme.

Y tan inflexibles –
quieren ser indemnizados
por su desaparición,
pagadas en una porción de tierra,
en alguna mercancía, como alguna vez
fueron compensados por su trabajo,
el escriba pagado
en plata, el pastor en cebada

aunque no es la tierra
lo que dura, no
estas pequeñas chispas de materia –

Si abrieran los ojos me verían, verían
el vacío del cielo,
reflejado en la tierra, los campos
de nuevo vacantes, sin vida, cubiertos de nieve –

y luego luz blanca
sin el disfraz de la materia.

 

 

También te puede interesar: Cinco poemas de Cristina Peri Rossi, ganadora del Premio Cervantes 2021

 

 

****

 

PoemasLouise Glück (22 de abril de 1943) Poeta y ensayista estadounidense. Fue galardonada con el Premio Nobel de Literatura 2020. Estudió en el Sarah Lawrence College y en la Universidad de Columbia y desde hace algunos años es profesora y Rosenkranz Writer en la Universidad de Yale. En los años 60 comenzó su carrera con la publicación de Firstborn; desde entonces han visto la luz, The House on Marshland, The Triumph of Achilles, The Wild Iris, Meadowlands, Vita Nova y Averno, entre muchos otros. Ha recibido numerosos reconocimientos a lo largo de su carrera.

 

 

 

Francisco Cardemil Pérez (Santiago/Palmilla, 1995). Poeta, arquitecto y magíster en arquitectura. Ha obtenido el primer lugar en el Concurso Nacional de Poesía Juvenil Pablo Neruda (2013), en el concurso de ensayos Arquitectura Escrita (2017) y en los Juegos Literarios Gabriela Mistral (2019). Fue becario del taller de la Fundación Pablo Neruda (2018) y del Fondo del Libro y la Lectura (2019). Actualmente, forma parte del taller Lorkokran y del colectivo Frank Ocean, y prepara la publicación de su primer libro.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.