Eren

Eren

 

 

 

Las plumas sobre el pavimento

se incrustan en los espacios

donde antes no pasaba ni el sol

ya no son blancas

el peso de su ahora beige cotidianidad

decora huellas de algún vagabundo

ayer fui nueva creación

hoy me decoran las hormigas en la acera

y un pequeño río de colillas

que nunca fumé

 

bajo un letrero de idioma lejano

nadie me mira ya

me esquivan ocre las plumas

pero alguna vez fueron mías

salían de mi espalda como colibríes

 

y mi madre me llamaba a cenar por mi nombre

entre tantos y tantos

hoy soy un espantapájaros obsoleto

en esta ciudad caída en arena.

 

 

 

Los jueves por la tarde se aborta la fe

 

 

Los jueves por la tarde se aborta la fe

encorvada por el peso de los girasoles

dejó de colorear nuestros vientres

nos deja la piel amoratada

se nos caen a pedazos las vendas

y quedamos expuestos al rocío

 

la nada camina entre pétalos

con nuestros rostros en sus manos

mientras disimulamos la ausencia de Dios.

 

 

También te puede interesar:

Poesía | Escuchar el cuerpo, de Miguel Meza

 

 

****
 

Eren Proa. Ha tomado varios talleres de creación literaria y fue integrante del Laboratorio de Poesía del CCL. Ha publicado en Tropo a la uña. Cursó el diplomado de literatura europea contemporánea del INBA.

 

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.