Por Sara Hernández

 

 

[tejo para matar el tiempo hasta mi muerte]
para abstraerme del mundo
que no conoce mi rostro
para hacerme otro mundo de hilo blanco
hecho con las líneas de mi nombre

blanco

espero que así se vuelva mi cabello
lo he pintado de todos los colores
menos blanco

 

2.

 

mi abuela me enseñó a tejer
mientras moría

mientras se iba deshilachando
ella tejía

parecía que hablaba consigo misma
que tejía otro estambre
uno imaginario

me dejó un tapete
muchas dudas
y el hábito problemático
de conversar conmigo misma
hacer nudos
e intentar construir con ellos

un mapa

 

3.

 

todas las mañanas
de mi vida
se hilan sin rueca

no es posible deshacer
todos los nudos
por eso
empecé a hacer

macramé

el arte de tejer
a base de nudos
cosas que no lo son

¿se puede tejer un espejo?
¿un rostro que no se ha visto?
¿un mapa para ese rostro?

habría que aprender

mientras tanto alguien juzga
en silencio
mi trabajo desde la esquina

será dios, la muerte
o una araña

 

 

 

****
Sara Hernández (Toluca, Edo. México, 1999) Radica en Cancún desde el 2009, estudió el
bachillerato en el Centro de Educación Artística Ermilo Abreu Gómez y formó parte de los
cursos del Centro de Experimentación Literaria en el 2019. Ha publicado en espacios como
Tierra Adentro, Tropo a la uña, Revista Norte/Sur, y Cracken. Actualmente estudia la
Licenciatura en Comunicación en la Universidad Anáhuac Cancún.

 

 

 

Imagen: Anni Albers.

También le puede gustar...

2 comentarios

  1. Bellísimo 💜 veo en el a la mujer que tomé por abuela

  2. Muy bonito ♥️🌹, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.