Muestra del taller 3
Muestra del taller 3
Collage de Alexandra Canto.

 

 

NArchipiélago: primera muestra de poesía

 

Comienzo con una confesión: nunca en mi vida había dado un taller, menos de poesía. Por mucho tiempo descreí de estos espacios, algo en ellos me parecía turbio, impostado, imperativo. Y lo que más me preocupaba era esa mala costumbre del tallerista en turno de hacer a los asistentes a su imagen y semejanza. Dios me libre. Sin embargo, entre el 2018 y el 2020 asistí al taller de poesía de la Fundación para las Letras Mexicanas a cargo de María Baranda. Allí aprendí mucho de esta importante escritora, y también de mis compañeros y compañeras. Pero por encima de cualquier conocimiento técnico –que fueron varios– me hicieron entender que sí era posible un espacio seguro y comunitario para socializar la escritura, esa actividad que por definición es solitaria.

Así fue como a finales del 2020 surgió en mí la inquietud de dar un taller de poesía, enfocado en lo que a mí me parece lo fundamental: los poemas y su disección con el bisturí de la crítica. También me importaba que cada grupo fuera reducido para generar lazos de amistad y camaradería entre los y las participantes y, además, tener tiempo suficiente para trabajar a profundidad sus textos. Fue así que envisioné un taller multigrupal, pequeñas islas, todas y cada una parte del mismo archipiélago bañado por las generosas aguas de la poesía.

El taller inició formalmente el viernes 8 de enero de 2021 con tres islas y 16 personas en total. Entre los y las participantes hay una fuerte oleada quintanarroense: David Pimentel, Sofía Ochoa, Cornelio Hernández, Vanessa Mercado, Oscar Reyes Hernández, Lú Méndez, Héctor Ramírez Ku, Raquel Martínez, Eren Proa, Nicolas Gerardi Rousset y José Luis Salgado. A esta oleada se ha sumado una que podríamos denominar peninsular, entre quienes se encuentran Emi G. Canchola, René A. Tec-López, C. D. López, Michelle Arrébola y Michel Sánchez. Adicionalmente, una isla ha nacido tierra adentro en el estado de Morelos con la participación de la destacada dramaturga Gabriela Román Fuentes. Ahora bien, como toda buena isla, con el paso de los meses, los habitantes han ido y venido, pero actualmente somos 20 miembros. En esta primera muestra del taller aparecen 12 autores y autoras. Por distintos motivos que no vienen al caso, algunos miembros decidieron no participar en esta ocasión: que el tiempo y la paciencia les sean benéficos.

Finalmente, sólo me queda decir que el taller, además de enfocarse en los poemas de los y las participantes, también ha tomado el rumbo de la lectura, pues creo firmemente que no es posible escribir poesía sin antes ser un lector de ésta. Mucha de la mediocridad literaria de Quintana Roo y de la península se desprende de esta causa, la poca lectura y la ingenua creencia romántica en el genio. Así pues, nuestro archipiélago ha transitado por el océano de la tradición poética mexicana alternando la lectura de un poeta y una poeta. He aquí las aguas navegadas hasta ahora: Ramón López Velarde, Isabel Fraire, Salvador Novo, Gloria Gervitz, Abigael Bohórquez y, actualmente, estamos al pairo bajo las estrellas de Esther Seligson.

En numerosas sesiones del taller hemos hablado de la poesía como pulsión, como necesidad profunda, o como dejó escrito Ramón López Velarde en uno de sus ensayos: “yo anhelo expulsar de mí cualquier palabra, cualquier sílaba que no nazca de la combustión de mis huesos”. En este sentido, vienen a mí unas palabras que en su momento Rainer María Rilke le dirigió a Franz Kappus en una carta fechada el 17 de febrero de 1903; palabras que yo dirijo hoy a cada uno de mis talleristas y a aquellas personas que sientan inquietud por este género de vida que es la escritura: “Escudriñe hasta descubrir el móvil que le impele a escribir. Averigüe si ese móvil extiende sus raíces en lo más hondo de su alma. Y, procediendo a su propia confesión, inquiera y reconozca si tendría que morirse en cuanto ya no le fuere permitido escribir. Ante todo, esto: pregúntese en la hora más callada de su noche: ‘¿Debo yo escribir?’” Me gusta pensar que en este ARCHIPIÉLAGO hay habitantes, voces que han respondido afirmativamente a esta pregunta, que han reconocido en lo profundo de sí el llamado irrenunciable de la poesía, y que hoy nos ofrecen un breve pero contundente testimonio de esa pulsión.

 

David Anuar

Mérida, Yucatán

11 de marzo de 2021

 

 

 

ISLA TERCERA O  DE LOS CAMINOS QUE SE BIFURCAN

 

 

Raquel Martínez Arana

(Cancún, 1994)

 

Artista visual oriunda de Cancún, pero de corazón yucateco. Cantante y escritora. Publicada en medios digitales como Revista Delatripa, Revista Simulacro, Memorias de Nómaday La Pared. Actualmente estudia Creación Literaria en el Centro Estatal de Bellas Artes.

 

 

Pasado verde

 

Mi padre es como el frío seco de las montañas,

camina sin permiso sobre mis huesos.

Hilo tras llaga y llaga tras hilo,

tejo un suéter de fuego.

 

Construyo un camino que arde hielo.

Su caricia, como un espejismo,

ahuyenta la vida de sus visitantes.

Pero no la mía.

 

Mi piel recorre sus tierras solitarias

bosques sin pájaros ni flores,

hojas y riachuelos secos,

sin rastros de algún pasado verde.

 

Ni siquiera mis ropas pueden incendiar

aquello que no tiene vida.

 

Si ambos, su aire y mi tejido, queman,

¿por qué mi fuego se siente como un hogar?

 

 

 

Nicolás Gerardi Rousset

(Caracas, 1989)

 

Investigador independiente y VJ enfocado en regenerar archivos para fomentar la sedición colectiva. Autor del libro experimental Uy, uy, uy, ur, ur, ur (2020) y miembro de Limo Sediciones del Caribe.

 

 

Diablitos 

 

Todos los días me voy a la escuela

en los diablitos de Carlos,

mi vecino

que pesca desde los ocho

y siempre tiene la piel caliente.

 

En la fiesta en casa de los primos,

Carlitos ya estaba sin camisa

sudando mar, cerveza y agua de coco,

me abrazó

como una ola de agua tibia,

bailamos reguetón, salsa y bachata,

los mayores pusieron punta, calipso, boleros,

era diciembre y llegó un grupo de parang.

 

Carlos, sonriente, parecía un delfín,

y esa noche

yo lo llevé en mis diablitos.

 

 

José Luis Salgado

(Tláhuac)

Conocido como “El juglar de Cancún”, ha colaborado en revistas digitales e impresas, así como antologías. Fundador del “Espacio del juglar”. Colabora con lectura de poesía en el programa “Desde el café”, que dirige Jorge González Durán, transmitido por Radio Caribe.

 

 

Migraciones

 

Cruzo un río,

una línea imaginaria abraza ese mismo aroma de tierra.

 

 

Los perros guardianes me

acechan.

 

Dios guarde la llegada del canto de los tecolotes

o soplará el viento a la débil llama que ilumina.

 

Un rayo metálico me atraviesa y se doblan mis rodillas.

Quiero atar mi vida al viento, le imploro que se quede,

no es mi hora de gladiolas y rosarios.

 

El desierto abre sus fauces,

evapora mi última gota de luz

 

 

 

También te puede interesar:

Poesía | Muestra del taller «Archipiélago» (Parte II), impartido por David Anuar

 

****

 

PoesíaDavid Anuar (Cancún, Q. Roo, 1989). Poeta, dramaturgo y traductor. Licenciado en Literatura Latinoamericana (UADY, 2013) y maestro en Historia (CIESAS, 2018). Becario del PECDA (2012, 2015) y de la Fundación para las Letras Mexicanas (2018-2020). Ganador del Concurso de Cuento Corto Juan de la Cabada (2011), del Premio Francisco Javier Clavijero a la mejor tesis de maestría (2019), del Premio Estatal de Poesía Tiempos de Escritura (2020) y del Premio Nacional de Literatura Joven Salvador Gallardo Dávalos (2020). Autor de Erogramas (2011, Catarsis Literaria El Drenaje), Cuatro ensayos sobre poesía hispanoamericana (2014, Ayuntamiento de Mérida), Bitácora del tiempo que transcurre (2015, Ayuntamiento de Mérida), Estrellas errantes (2016, UAEM) y Memoria de Gabuch (2020, ICAQROO). Editor de la antología Contramarea. Breve antología de poesía joven de Quintana Roo (2017, Plataforma Colectiva), y de la obra completa de Adriana Cupul Itzá, Y mi cuerpo no ha muerto. Poesía recuperada (1993-2002) (2019, IMCAS). Su obra poética y narrativa ha sido traducida al inglés.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.