Casi muertos / Fer de la Cruz

 

I

 

Estamos casi muertos,

así caigamos hoy o en veinte soles

después de tantas albas postergadas

o de cerrar los párpados al tiempo

en duermevela por cuarenta lunas.

Quisiera hacer un vínculo

entre los días lúcidos perdidos en la arena

o que tal vez persistan en grises telarañas

en nuestro cielo raso de párpados caídos

y los que aún no vienen,

esas vueltas de sol como en espera

de sus amaneceres,

o los giros que le restan a un planeta

ensimismado.

El vínculo es sencillo: ante el hallazgo 

o expectación ante lo venidero,

este casi

llegar al giro último

hace valer

las alzas y caídas

en la rueda espiral

de la fortuna.

Virado de otro modo con párpados abiertos:

ante la inmensidad que aún nos queda

o inmediatez que asoma en la ventana,

valdrá la pena cada nueva línea

coronada de puntos suspensivos

(valdrá la pena cada luna nueva

como punto final, uno tras otro,

en eterno suspenso, estamos casi…)

 

 

II

 

Y tal vez casi nada

seamos

pero el casi

es todo mi universo,

el milésimo,

esa ínfima fracción en que nadamos

es para mí un océano para sentirnos libres.

¿Y quién ayudará a la humanidad

a desbancar el ángulo imperante,

a evadir a las huestes de las casi verdades

aunque nos queden décadas de errancia en el desierto

hacia donde queramos dirigirnos.

Y somos casi cuerdos

en sendos universos de espejos confinados,

espejeantes ventanas hacia nuestras pupilas

empañadas.

Así como la tarde es ya

la casi noche,

somos casi silencio,

como los carnavales son la casi Cuaresma,

como todos los giros van atisbando al último,

como el humeante bosque es

casi desierto,

como la Noche Vieja en pirotecnia,

o los mugidos en el matadero

o el tráfico en la calle, aún en cuarentena,

son la casi quietud,

la madrugada

que hacia nosotros tuerce sus silbidos

y sus anillos nos envuelven,

fríos,

en vana búsqueda de lo que somos,

casi.

 

 

III

 

Valdrá la pena todo

cuando estemos a punto de encontrarnos

al estirar la mano

o las pestañas.

Entre tanto, 

los vasos casi llenos nos tienen en la mira

para que caminemos en sus bordes

sobre sus pretendidos manantiales

o la ilusoria saciedad del cero.

Estamos por completo en esa mira.

Hoy casi somos mártires.

Hoy casi somos.

Casi.

 

 

También te puede interesar: 

Poesía | Cinco poemas de Rodrigo Quijano

 

****

 

FerFer de la Cruz es maestro en español por Ohio University, autor de más de 20 títulos de poesía lírica, satírica, para niños y de traducción literaria. Entre sus libros publicados en 2020 están “Covidario veinte veinte: 20 + 20 poemas desde la cuarentena”, “Necesidades”, “Sabotaje a la Che”, “Bestiario hiperreal o imaginario” y su novela para niñas y niños “Cómo aprendí a volar”. En 2021, su “Poemas espirales” ya está en imprenta.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.