Kaidu

Kaidu

 

 

Por Diego Jemio

 

 

“Cuando conocí a Kaidú, el perro de Juan, no imaginé que me casaría para toda la vida. Esa duda que aparece cada vez que nos enamoramos y, a punto de comprometernos, nos envara estúpidamente, nos ronda y nos acecha como si no existiese la posibilidad del error, como si los seres humanos debiéramos evitar equivocarnos…”

Ese es el inicio -el poner a rodar la historia- de Paula Pérez Alonso en “Kaidú”, la novela que acaba de publicar Tusquets. La escritora y editora argentina cuenta la historia del vínculo de una mujer con un hombre. Pero, principalmente, de ésta con el perro de su pareja, un mestizo muy importante en la vida de él. Y, con el tiempo, imprescindible en la de ella. “Veo cómo Juan chequea la hora, preocupado, y enseguida me pregunta si lo acompaño a pasear a su perro. Me resulta simpática la propuesta y acepto”, escribe en el inicio de la novela.

A partir de ese momento, con una escritura intrigante y en primera persona, Pérez Alonso comienza a desgranar esos vínculos de manera dual. Ella con Juan. Y ella con Kaidú. Su mirada sobre el mundo animal va mucho más allá de las típicas definiciones sobre lealtad vinculadas a los perros. La escritora construye una preciosa fábula sobre la vida animal y sobre cómo esos vínculos nos marcan y alimentan en cualquier circunstancia. Pero, quizás más, en una vida citadina y llena de obligaciones impostergables.

“Kaidú vive en el presente. No vislumbra horizontes de existencia. No conoce especulación, sí el interés. Disfruta de lo inútil, lo improductivo y lo gustoso. Se pasa gran parte del día holgazaneando. Él me recuerda lo transitorio y provisorio de cada uno de nuestros acuerdos y de nuestro supuesto orden”, escribe como forma de definición etológica.

La nouvelle de Pérez Alonso tiene unas cien páginas de mirada crepuscular sobre ese vínculo, con una escritura clara e introspectiva, como quien piensa en voz alta. Se pregunta qué la une al animal, cuál es la naturaleza de esa relación y los modos de ver que comparten. ¿Pasan grandes cosas en la historia? No. ¿Es necesario que siempre sucedan esas cosas, como en las películas de Hollywood o en las series que tan impacientes nos ponen? Por supuesto que no. Quizás la escritora quiere parecerse a Kaidú con su novela. Por momentos, escribe sin programa ni vanidad. Por momentos, el personaje decide tomarse dos semanas fuera del trabajo aunque eso le traiga problemas. Lo hace, simplemente, porque quiere estar con Kaidú. Detrás de su escritura también hay una admiración por su dignidad y su nomadismo, que cada vez nos resulta un lujo más lejano a los seres humanos. “Si Kaidú leyera esto que escribo, seguramente se decepcionaría porque él no estaba esperando ser un personaje en ninguna historia”, conjetura en una de sus páginas.

Pérez Alonso no tiene afán de interpretación en su escritura, algo que el lector seguramente agradecerá. Sólo lo hace desde el gozo máximo de compartir su vida con un perro. Y mirar de cerca su forma de estar en el mundo. Lo hace como si Kaidú fuese la criatura más sabia y hermosa del mundo.

 

 

También te puede interesar:

Reseña | Sobre «El destino de Fausto» de Oliver Jeffers, por Diego Jemio

 

****

 

Diego JemioDiego Jemio es periodista, docente y podcaster. Trabajó en los diarios El Siglo y La Gaceta de Tucumán. Actualmente, colabora en Clarín, Todo Teatro, BBC y otros medios de Argentina y el exterior. Participó del libro “Crónicas de acá, primera antología de periodismo narrativo de Tucumán”. Dicta talleres de escritura, producción de podcast y literatura epistolar. Es cocreador de los podcasts de viajes Bitácora y de cartas Epistolar.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.