Reseña

Reseña | Los Murmullos de Cristina Rentería, por Mauro Barea

Los murmullos

Los murmullos

 

 

Los Murmullos de Cristina Rentería, el universo rulfiano contenido en gotas de tiempo

 

Mauro Barea

 

Viene a mi memoria una conferencia en la Feria del Libro de Cádiz celebrada en 2017. Dedicada especialmente a México, el escritor homenajeado póstumamente era, claro, Juan Rulfo, aprovechando el centenario de su nacimiento. El 9 de mayo se anunciaba en el programa una de las dos charlas dedicadas a Rulfo en toda la Feria, En torno a Rulfo, una mesa de discusión sobre la vida y obra del autor homenajeado. Debido a la mala organización de la Feria la afluencia a esa plática fue visiblemente afectada, puesto que a la misma hora otro escritor con mucho más fuelle mediático presentaba su nuevo libro: Juan Eslava Galán, reconocido en Hispanoamérica por sus obras de divulgación histórica. Era de esperar que su sala estuviese repleta hasta las lámparas. En la charla En torno a Rulfo solo éramos unos pocos, quizá una decena, siendo generoso. La presentaba el recién ganador del premio Herralde de novela, Juan Pablo Villalobos, junto a José Miguel Tomasena y Antonio Rivero Taravillo. Como buenos profesionales, a esta triada de especialistas no le importó si el salón estaba vacío o no y se dispusieron a su disertación, que recuerdo sobria y de profundo conocimiento sobre Rulfo y su obra. Una de las frases que salieron a la palestra la conservo hasta la fecha y, que me dispensen los ponentes, no recuerdo exactamente quién la dijo: «Rulfo no escribió más para no revelarse a sí mismo». Él sabía perfectamente cuáles eran las bases y alcances de su compleja narrativa, de ese trabajo inmenso que ya se había elaborado para la posteridad, y en eso estaban de acuerdo los ponentes.

Si Rulfo no escribió más para no revelarse, la realidad aparenta ser menos poética entre humos de alcohol y electrochoques. Aquí es donde entra Cristina Rentería Garita (Puebla, 1980), autora con cuya ópera prima decidió embarcarse en un proyecto más que ambicioso: homenajear a Rulfo a través de su vida y obra. Para tamaña empresa, Cristina se hizo con una alquimia extraña, un rito narrativo que palpita en cada relato de Juan y los Murmullos. Tan es así que su pluma parece estar formada de la misma sustancia que la prosa del jalisciense. Cristina encontró el punto exacto de mezclarse con Comala, Sayula, Talpa, con la tierra polvosa que no consigue ensuciar la indumentaria blanca de los indios. Homenajear a Rulfo y conseguirlo a través de la narrativa es un mérito que no está al alcance de cualquiera.

SorprenLos murmullosde la vastedad de la prosa de la autora, que actualmente está por doctorarse en Didáctica de la Lengua y Literatura en la Universidad de Almería. En cada uno de sus microrrelatos está contenida una gota del universo que comparte con Rulfo, con Juan Preciado y el tiempo que se puede empuñar como una bola de cristal que ha encapsulado esos instantes, trozos intensos que nos pasean por la tierra de los vivos y los muertos. En un párrafo de cuatro líneas se enhebran pasajes profundos, brutales y que no dejan indiferente. Una curiosidad: al momento de leer los Murmullos, hacía unos diez años que no me paseaba por Comala (cosa que remedié en los días siguientes con una edición definitiva de la Fundación Juan Rulfo de Pedro Páramo). Eso no fue impedimento para que Cristina me introdujera al universo rulfiano desde el primer microrrelato.

«Leí Pedro Páramo a los dieciséis y no le entendí. Pero hubo algo que sí me gustó y fue la impronta, el ambiente que forma la novela», me comenta Cristina. La impronta de la que habla vive en su Juan y los Murmullos, claro, y refiriéndose a su propia vida, comenta que esa impronta vive con ella desde la Puebla donde creció, sus paisajes polvosos, el calor pegajoso, sus caciques y su gente. Otra cosa que funge como pilar de su libro es la oralidad: «la oralidad de Rulfo me recuerda a mi casa». Es claro que esta oralidad permite a Rulfo permear en la sociedad mexicana y a través de generaciones lectoras como la nuestra, ya lejanas a su publicación; pero no solo basa su importancia en eso, Rulfo la universaliza, traslada esos sonidos que escuchamos desde la cuna y nos lo presenta en obras complejas. A través de procesos complejos, la oralidad se transforma en una narrativa sólida y creíble como la que nos presenta Cristina, lejos de aquella adolescente que no había entendido una de las obras cumbres de las letras universales. «Cuando creces, llega el entendimiento y lo analizas, y claro, se suma el factor impronta, que aquí juega a mi favor», refiere sobre la construcción del libro, una primera publicación que ya nos habla de un futuro prometedor, una carrera que seguramente tendrá mucho más que contarnos.

Cristina Rentería, con trece años residiendo en España, se convirtió este 2021 en la primera escritora extranjera en ser nominada al Premio Andalucía de la Crítica por este trabajo editado por Ediciones Azimut (2020) donde se incluyen sesenta y ocho microrrelatos, uno por cada año de vida de Rulfo. A través de estas diminutas piezas de vida, confluyen Juan Preciado y Comala y el Juan escritor que lucha contra sus propios demonios en un mundo más terrenal donde crece, sufre, se enamora, imagina. Los Murmullos, voces fantasmagóricas, lo acompañan y fungen como guías ambiguos en este viaje. Este homenaje se traduce en un profundo estudio de la vida del autor, frases que han pasado por un cribado minucioso y que se nota cuando Cristina «arrulla» al Rulfo humano —no al escritor, no al genio— entre sus palabras. Si Rulfo no quiso revelarse a sí mismo escribiendo más, Cristina Rentería, haciendo uso de esa fabulosa temporalidad circular que apreciamos en Pedro Páramo, logró que Juan, un niño curioso y que jugaba con las ánimas desde muy pequeño regresara a revelarnos parte de su alma en textos que juraríamos, se le olvidaron en un cajón de su casa de Río Tigris 84.

 

 

También te puede interesar:

Reseña | La Distancia que (no) nos une, por Mauro Barea

 

****

 

Mauro Barea (Cancún, 1981). Estudió la Maestría en Creación y Apreciación Literaria en el IEU Puebla. Finalista en el I Premio Hispania de Novela Histórica de Madrid y consultor del documental sobre Gonzalo Guerrero Entre dos mundos. Actualmente colabora en las revistas Relatos sin contrato (España) Bitácora de vuelos (México) y escribe la columna Mexicano en Gades para el periódico El Castillo de San Fernando (Cádiz). Correo electrónico del autor: bareagm@gmail.com

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.