Reseña

Reseña | Sobre el ensayo sobre H. P. Lovecraft de Michel Houellebecq, por Diego Jemio

Contravida

Contravida

 

 

Por Diego Jemio

 

 

Dos frases tan sencillas como tremendas, que definen el pensamiento y la forma de ver el mundo que tenía Howard Phillips Lovecraft. “Estoy tan harto de la humanidad y del mundo que nada logra interesarme a no ser que incluya, por lo menos, dos crímenes por página o que trate de horrores innominados procedentes de espacios exteriores”. “Necesitamos un antídoto supremo contra todas las formas de realismo”.

No es tarea fácil penetrar en el arte del escritor de relatos y novelas de terror y ciencia ficción, que murió en 1937. No es nada sencillo trazar, en un ensayo, un mapa de sus miedos más profundos. A menos, claro, que el encargado del texto sea Michel Houellebecq.

El escritor francés, autor de “Ampliación del campo de batalla”, logra desentrañar el horror cósmico de Lovecraft en el gran ensayo “Contra el mundo, contra la vida”, una edición en español (Anagrama, 2021) del libro que originalmente llegó a las librerías en la década del 90.

Houellebecq es reconocido en el mundo de la literatura por sus libros mordaces y por su mirada sin concesiones sobre la miseria del hombre occidental de finales del siglo XX e inicios del XXI. Pero pocos conocen -o al menos no el gran público- su maestría como ensayista. Ésta es una buena oportunidad para descubrirlo.

Lejos de los libros académicos pesados y plagados de notas al pie, Houellebecq construye su ensayo como quien prepara un plato complejo, de alta gastronomía, que no admite medidas a ojo y requiere exactitud. En algunas de las 130 páginas, su obra es una biografía sobre este gran creador de criaturas pesadillescas. A veces, vira hacia el ensayo crítico-literario. Y, en otras ocasiones, no es más que una carta de amor a un escritor que él admira profundamente -lo descubrió cuando era un adolescente de 16 años- aunque nunca se muestra condescendiente.

“La obra de Lovecraft es comparable a una gigantesca máquina de sueños, de una amplitud y una eficacia inauditas. No hay nada tranquilo o reservado en su literatura; el impacto en la conciencia del lector es de una brutalidad salvaje, espantosa; y sólo se desvanece con peligrosa lentitud. La relectura no trae consigo ninguna modificación notable, salvo, quizá, llegar a preguntarse: ¿cómo lo hace?” escribe -y se sorprende con sus lectores- Houellebecq.

El francés intenta aproximarse a un autor complejo en todas las facetas posibles de su vida. Le da vueltas a sus textos y a aspectos de su biografía. Le busca colores a una vida que parece opaca. Y lo hace con el entusiasmo que teníamos de chicos cuando jugábamos con esos caleidoscopios de juguete.

Lovecraft era un ser solitario, que odiaba a la humanidad. Alguien que renunció a cualquier tipo de alegría humana. Un tipo que hablaba de la decadencia del mundo para ocultar el gran miedo que sentía por muchas cosas. Un racista sin fisuras. Pero, por sobre todas las cosas, un escritor extraordinario. Con su brillante ensayo, Houellebecq -que en algunos aspectos se parece a su objeto de estudio- abre caminos para descubrir la obra del estadounidense. Si ya leíste al autor de “La llamada de Cthulhu”, este libro producirá un efecto inmediato: querer volver a los textos de Lovecraft. Y llevará a preguntarte, una vez más, aquello que no sabemos: ¿cómo lo hace?

 

También te puede interesar: 

 

 

****

 

Diego JemioDiego Jemio es periodista, docente y podcaster. Trabajó en los diarios El Siglo y La Gaceta de Tucumán. Actualmente, colabora en Clarín, Todo Teatro, BBC y otros medios de Argentina y el exterior. Participó del libro “Crónicas de acá, primera antología de periodismo narrativo de Tucumán”. Dicta talleres de escritura, producción de podcast y literatura epistolar. Es cocreador de los podcasts de viajes Bitácora y de cartas Epistolar.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.