Diego Jemio

 

Por Diego Jemio

 

Hace algunos años, en la publicación de los más vendidos de Ilhsa, la empresa líder en el negocio librero de la Argentina y dueña de los famosos locales Yenny y El Ateneo, comenzó a aparecer una rareza. Un nombre que no pertenecía a la legión de los best sellers globales y previsibles. Un nombre nuevo publicando en una editorial pequeña. Un autor joven nacido lejos de la siempre poderosa y central Buenos Aires.

Juan Solá (Entre Ríos, 1989) pisaba fuerte con “La Chaco” (Editorial Hojas del Sur), una historia sobre una travesti de pueblo, infancias terribles y padres siempre con la mano dispuesta a dar una trompada. Ahora, esta rara avis de la literatura argentina despierta nuevamente el interés con “Invisible” (Ediciones B, 2020).

La novela es un viaje a la vida de personajes que tienen, justamente, el carácter de invisible, de no ser para otros, de no estar o de estar quebrados por algún motivo. Solá propone una excursión a la vibración de esos personajes. Y, principalmente, al silencio que los rodea. El silencio que grita y se convierte en uno de los grandes protagonistas de esos universos ocultos.

Sólo como ejemplo de ese rechazo -o imposibilidad- a decir en voz alta van algunos fragmentos escogidos al azar en los capítulos breves de la novela. “El silencio le hizo un hueco a mi voz, que cayó desde mis labios como una cascada sobre los oídos de piedra de los hombres de la familia”. “Nosotras y nosotros, invisibles, andamos entre los mundos erigidos por quienes gozan de la plenitud y quienes se entregan a lo no dicho”. “Me dijiste: si tu mente hace silencio vas a escuchar cómo se desperezan las flores. Si tu mente en silencio se acelera, las vas a ver crecer”. “Respeto el silencio en el que se vieron forzados a crecer, pero me temo, tío, que ese silencio se apoderó de vos y ya no te permitió alzar la voz nunca más, ni siquiera cuando a mi padre lo escondieron”.

Quizás por su carácter de escritor precoz o por ser un gran usuario de las redes sociales para difundir sus trabajos, el registro de Solá es versátil. En su carrera tiene libros infantiles, narrativa y poesía. Y ese mundo confluye en el pulso de “Invisible”. Su prosa es clara, límpida y filosa como cuchillo nuevo, siempre en función de lo que está contando. Aunque está llena de metáforas poéticas, éstas siempre son diseminadas como quien deja caer algo. Su función está lejos de ser sólo un arabesco literario. Producen sentido sobre el amor, la muerte o la locura. Y siempre están puestas en función de lo narrativo y de ese abrir puertas para mostrar lo que quiere ser ocultado por alguien.

En las historias, ese velo puede ser un marido golpeador, un abuso infantil, un secreto -siempre los silencios- guardado por años en una familia, una loca -¿se hace la loca para sobrevivir?- o una carta de amor, que comienza con una duda. “No sé si te escribo esta carta a vos o al fantasma de vos, preso en cada esquina gris de nuestra casa vacía”.

Solá forma parte de una generación de escritores Sub-35 nacidos en la Argentina. Una camada que ya no escribe a la sombra de los “grandes”, como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar o Ricardo Piglia. Y que debe enfrentarse a un mercado pequeño y casi inexistente de un país económicamente deprimido. Esa carencia y distancia con los escritores “de bronce” es, quizás, la mayor bendición para estos jóvenes; una libertad para escribir novelas como la de Solá, que el lector agradece por su brava frescura.

 

También te puede interesar:

Reseña | Sumario de la poesía en Quintana Roo en 2020, por David Anuar

 

 

****

Diego JemioDiego Jemio es periodista, docente y podcaster. Trabajó en los diarios El Siglo y La Gaceta de Tucumán. Actualmente, colabora en Clarín, Todo Teatro, BBC y otros medios de Argentina y el exterior. Participó del libro “Crónicas de acá, primera antología de periodismo narrativo de Tucumán”. Dicta talleres de escritura, producción de podcast y literatura epistolar. Es cocreador de los podcasts de viajes Bitácora y de cartas Epistolar.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.