Creo en la historia

Un libro que resplandece

Por Diego Jemio

 

“A fin de cuentas, lo que podríamos llamar contagio de viaje, es en el fondo una enfermedad incurable”, escribió Ryszard Kapuscinski en su libro “Viajes con Heródoto”.

El periodista y escritor polaco tenía toda la razón del mundo. Ahora, en situación de pandemia y con los vuelos parcialmente vedados, este tipo de libros tienen aún más sentido. ¿Acaso leer no es, siempre y necesariamente, una de las tantas formas de viaje?

Esteban Feune de Colombi es un argentino que reside en España. Escribe, actúa, fotografía, dirige y, principalmente, viaja.

Como Kapuscinski lo hizo con “Viajes Con Heródoto” y con el imprescindible “Ébano”, el escritor porteño intenta llevarnos de la mano en “Creo en la historia de mis pasos” (Seix Barral, 2021), una suerte fuga viajera que incita a la forma más primaria del viaje: la simple y llana caminata.

A lo largo de ocho crónicas y con la excusa de llevar adelante una versión teatral del libro “El paseo”, de Robert Walser, el escritor hace retratos a pie, a pura espera y a fuerza de paciencia; va a destinos tan diversos como La Habana, Tánger -nada fácil describirla después de William Burroughs-, Darjeeling, la calle Florida de Buenos Aires y Mallorca, entre otros lugares.

 

Un mundo diseñado para viajar

 

En un mundo preparado para viajar -al menos antes de la pandemia-, todo está dado a pedir de boca y de bolsillo de cada turista. Basta con entrar a una web para reservar los vuelos y al alojamiento. A otra para comprar entradas para museos y conciertos. Y a otra para planificar cada uno de los pasos, que en mucho casos son pensados por otros que nos detallan una lista de “imperdibles” de cada lugar.

En ese sentido, Feune de Colombi va a contrapelo del apuro y del estrés del viajero. Quizás inspirado por Walser o por el catalán Josep Pla, autor del magnífico “Viaje a pie”, el autor se detiene en lo que parece nimio.
Lo hace con curiosidad de niño; se detiene tallando castillos en lo pequeño y así logra entender lo inmenso de un país como la India, por dar un ejemplo.

 

Un lugar que es uno y mil

 

La escritura de Feune de Colombi es clara como los primeros pasos de un viaje que comienza. Y su texto respira tranquilo como un paseo de domingo. Se asombra con los detalles e intenta conocer con humildad. Se ríe de su carácter de foráneo y no cae en la torpeza de pensar saberlo todo por sólo pasear su cuerpo por un lugar.

“Estoy parado en este lugar que es uno y mil a la vez. No hablo hindi ni nepalés; sonrío y de rebote me llegan más sonrisas y hasta un wai wai picante de regalo desde el chiringuito de los amigos de Thapa”, cuenta en un fragmento de su travesía por la India y Nepal en busca de las plantaciones de té. En otras ocasiones, reproduce conversaciones que van al alma del viaje y de la -falsa- ilusión de verlo todo con sólo ir un par de días a los lugares. “Al corazón inabordable de Tanges no llegarás. Pero uno no llega al corazón de casi nada ni siquiera al propio”, escribe.

En momentos de mucha incertidumbre, el argentino construye un libro que resplandece. Quizás un texto que ya deba leerse como de otra época; capítulos que hablan de un viaje global que difícilmente volveremos a vivir en los próximos años.

En las páginas, las imágenes van pasando como un precioso álbum de fotos. Caminar con la más extraña naturalidad. Respirar paseando. Vivir para contarlo, como decía Gabriel García Márquez. Todo eso hace Feune de Colombi. Y los lectores agradecemos su vida errante, que nos permite ver el gran espectáculo del mundo.

 

También te puede interesar:

Reseña | Sobre Invisible de Juan Solá, por Diego Jemio

 

****

Un libro que resplandeceDiego Jemio es periodista, docente y podcaster. Trabajó en los diarios El Siglo y La Gaceta de Tucumán. Actualmente, colabora en Clarín, Todo Teatro, BBC y otros medios de Argentina y el exterior. Participó del libro “Crónicas de acá, primera antología de periodismo narrativo de Tucumán”. Dicta talleres de escritura, producción de podcast y literatura epistolar. Es cocreador de los podcasts de viajes Bitácora y de cartas Epistolar.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.