Plagio

Plagio

 

Por Fernando Castro Borges

 

Plagio” es una novela que te atrapa, un título que sentencia y un desarrollo en la que el personaje asume su delito. Héctor Aguilar Camín relata de manera pícara y hasta cínica una historia en la que el “plagiador”, por la admiración de lo que leía de grandes autores lo llevó a desarrollar una técnica en la que utilizaba diferentes ambientes y hechos, pero conservando la estructura original de las notables obras que había consumido.

El autor de “Adiós a los Padres”, “La Guerra de Galio”, “Morir en el Golfo” y una docena más, se divierte en esta novela, publicada por Random House en el 2020, con personajes sumamente humanos, en las que se exploran sus pasiones y motivos, que los conducen a cometer acciones que les marcaran el resto de sus vidas.

Nuestro personaje central, se sitúa en un entorno intelectual, en el cual posee cierto prestigio y que lleva varios años construyendo. La trama inicia cuando este “escritor”, es el ganador del Premio Martín Luis Guzmán (lindo guiño, reconocimiento que debería existir por la trascendencia de su obra); y es justo este acontecimiento el que desata una serie de eventos, al ser acusado de plagio por la obra que había ganado el tan importante galardón.

El plagiario comete el error de confesar su delito (traspié ocasionado por la pasión) y se vuelve víctima de un abuso de confianza al declararle a su pareja sentimental que su obra literaria estaba basada en el plagio constante, llevando esta indiscreción en poco tiempo al descredito, al desempleo y a la expulsión del ambiente intelectual creado. Es arrollado por una avalancha de sucesos sin descanso. Vive el efecto dominó.

Durante la narración, es evidente que no fue un ejercicio burdo de copiar y pegar por lo que el examigo del rector fue acusado de cometer este delito. Al contrario,  utilizaba herramientas narrativas con una maestría intelectual, haciendo un tributo a las obras que le habían marcado, reescribiéndolas con el orgullo que alcanza a tener un lector que reconoce la grandeza literaria.

A lo largo de este relato, el reconocido novelista y ensayista chetumaleño, adhiere situaciones policiacas que enriquece el desarrollo de esta ficción. Nuestro protagonista, además de estafador, es acusado del asesinato de quien orquestó toda la campaña de descredito y denunciara el plagio.

Es una novela escrita con una prosa ágil y que sale a la luz  justo en un momento de disrupción global, donde uno quiere pasar un rato agradable en compañía de una buena lectura y al concluirla imaginar el cómo se podría relatar de otra manera.

 

También te puede interesar:

Reseña | Explorador de mundos, de Fernando Castro

 

 

****

Fernando Castro Borges (Ciudad de México). Estudió la Licenciatura de Sociología por la UAM y actualmente concluye la licenciatura de Administración con Enfoque en Aduana por el CUDV.  Cuenta con varios Diplomados de los que destacan Innovación Gubernamental y Diplomado en Administración y Gerencia Publica por parte del Tecnológico de Monterrey, así como Diplomado en Alta Dirección por la Universidad Modelo. Colabora en diferentes medios como en “Grupo Pirámide” y en “El Punto Crítico”. Actualmente es miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT).

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.