La parrilla, ubicada en Buenos Aires, se especializa en ahumados. Decoración sobria y platos suntuosos en el barrio más elegido por los turistas.

Por Diego Jemio (*)

 

Brasas abundantes. Mantener constante la temperatura del fuego. Y carne de pastoreo de primerísima calidad. Ésos son los ingredientes básicos de un clásico: el asado argentino.

Según Trip Advisor, hay más de 350 restaurantes especializados en carnes sólo en la ciudad de Buenos Aires. Si a eso le sumamos una excelente producción de vino local, el placer está al alcance de la mano (y de muchos bolsillos que llegan del exterior).

Hay “bodegones” tradicionales y parrillas que intentan ir más allá de las tradicionales recetas. Una de estas últimas es Maiky en el barrio de Palermo, sin dudas el más elegido por los turistas extranjeros en Buenos Aires. Al llegar, la decoración es sobria: luces ténues, pero suficientes para no comer a oscuras. Madera y hierro en tonalidades azul y verde. Y distancia entre las mesas. Al final del salón, como protagonista exclusiva, la parrilla, con los cortes de carne que están en el menú.

Ahumados

Hay algo que diferencia a Maiky de las otras parrillas de la ciudad: se especializa en ahumados. Las piezas de carne se ahúman a baja temperatura con astillas de árboles frutales, como el nogal, manzano y olivo. La entrada abre el apetito con unas empanadas fritas de cordero, que anuncian otros viajes, otros sabores que depara la noche. La gran sorpresa de la entrada es el chorizo; el sabor es suntuoso y el ahumado del nogal le da un toque que es difícil encontrar en otras parrillas de la ciudad.

Los platos centrales son contundentes: un ojo de bife ahumado con olivo y acompañado de puré de papas, tomates secos y dips de la casa. Y una bondiola ahumada en nogal con papas y batatas rústicas y más dips caseros. El ahumado encuentra el punto justo en estas carnes: ni demasiado ni muy poco, sabor liviano y equilibrio.

Pescados y mariscos

Aquellos que prefieren pescados y mariscos, también pueden disfrutar de las opciones ahumadas de Maiky, con un wok de salmón y camarones ahumados con astillas de manzano salteado con arroz yamaní, vegetal, salsa de soja y aceite de sésamo. Los que quieren opciones más rápidas pueden optar por los sánguches, como el Maiky’s Burger (medallón casero de carne a la parrilla con cheddar, panceta ahumada, cebolla caramelizada, lechuga y salsa especial de la casa) y el sandwich Amanda (pollo a la parrilla con muzzarella, tomates secos, cebolla caramelizada, rúcula y aderezo de mostaza y miel).

Afuera, las veredas de Palermo muestran sólo un botón del espíritu vivo de esta ciudad. Los bares rebosan de gente. Los restaurantes vecinos van por su segundo o tercer turno.

Acá en Maiky es turno del postre: un lujurioso flan casero con dulce de leche. El último trago del Malbec deja un buen sabor en boca.

****

 

Diego JemioDiego Jemio es periodista, docente y podcaster. Trabajó en los diarios El Siglo y La Gaceta de Tucumán. Actualmente, colabora en Clarín, Todo Teatro, BBC y otros medios de Argentina y el exterior. Participó del libro “Crónicas de acá, primera antología de periodismo narrativo de Tucumán”. Dicta talleres de escritura, producción de podcast y literatura epistolar. Es cocreador de los podcasts de viajes Bitácora y de cartas Epistolar.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.