Las bodegas se animan a innovar en sus formas de producción y envasado, como el bag- in-box, envases hechos con cartón, metal, vidrio y otros tipos. La bodega argentina Mosquita Muerta Wines abre su mercado con las latas.

 

Por Diego Jemio

 

El mundo del vino está lleno de máximas; preconceptos que los consumidores a veces repetimos sin conocer demasiado su razón de ser. Van algunos ejemplos. El vino debe ser envasado en una botella de vidrio. El mejor corcho -el que lleva un vino de verdad- es de alcornoque. Y así la lista podría seguir.

Algunas bodegas, sin embargo, se animan a innovar en sus formas de producción y envasado, como el bag- in-box, envases hechos con cartón, metal, vidrio y otros tipos. La bodega argentina Mosquita Muerta Wines dio un paso más allá con algo que para los tradicionalistas puede ser una herejía, pero que cada vez gana más adeptos: el vino en lata.

La empresa, perteneciente a la familia mendocina Millan, está dedicada exclusivamente a los vinos de alta gama. Y sumó a su portafolio una serie de vinos de perfil fresco y frutado y espumantes, que se producen en las más de mil hectáreas que tiene en algunas de las regiones más prestigiosas de Mendoza.

“El objetivo del vino en lata es captar a consumidores diferentes que prefieren momentos más descontracturados y que no requieren de formalidades a la hora de tomarlo. Nuestra estrategia es llegar con el mismo vino que se produce en la botella. Hay que tener en cuenta que la lata conserva perfectamente los aromas, sabores y la misma calidad que el vidrio. Cada consumidor puede tener opciones individuales para cada momento de consumo. La lata se enfría rápido y su envase se puede llevar a todos lados, se puede pensar desde un bar hasta la playa donde está prohibido el vidrio”, comentó Marisel Millán, responsable del área comercial de Familia Millán.

La respuesta del público fue buena, de acuerdo a datos difundidos por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) de la Argentina. En el período del 2020 a 2021, esa institución informó que el consumo en lata tuvo un aumento de un 77% en la categoría de envases; de esa forma, se transformó en el segmento de mayor crecimiento y que se refleja en el volumen de latas en el mercado. ¿Adónde llegan las latas? A lugares donde antes el vino no estaba: parques, balnearios y playas, además de restaurantes y bares.

Su conocido vino Cordero con Piel de Lobo, que habitualmente los consumidores tomaban en su versión clásica de botella de 750 ml, ahora tiene tres varietales distintos en una lata de 473 ml: Malbec, Cabernet Sauvignon y Malbec-Rosé. Hicieron lo mismo con Deltanque, un Malbec frutado en envase individual. Luego, doblaron la apuesta con los primeros espumantes en lata del país, elaborados en su propia champagnera y en dos variedades: Extra Brut y Extra Brut Rosé.

Transgredir los límites de lo tradicional

“Transgredimos los límites de lo tradicional, con un espumante diferente y distinguido, partiendo de la base de una elaboración dedicada y minuciosa… Un espumante fresco para disfrutar y celebrar los momentos más trascendentes de la vida”, dice Felipe Stahlschmidt, nuevo enólogo de Familia Millán.

Abrir una lata al azar, por ejemplo el Cordero con Piel de Lobo Malbec, es derribar algunos prejuicios que suelen poblar el mundo del vino. El sabor es el mismo: un Malbec joven, con frutos maduros y gran final de boca. Ideal para acompañar otro clásico argentino: un buen bife de chorizo. En definitiva, cualquiera sea el envase, lo importante siempre es lo de adentro.

(*) Diego Jemio es periodista, docente y podcaster. Actualmente, colabora en el diario Clarin (Buenos Aires), Vértice (México) y Todo Teatro, desde los inicios del proyecto. Es creador del podcast Epistolar. 

 

También te puede interesar: 

Vinos | El Cielo y El Cielo Winery & Resort, experiencias vanguardistas para los amantes del vino

 

****

 

Diego JemioDiego Jemio es periodista, docente y podcaster. Trabajó en los diarios El Siglo y La Gaceta de Tucumán. Actualmente, colabora en Clarín, Todo Teatro, BBC y otros medios de Argentina y el exterior. Participó del libro “Crónicas de acá, primera antología de periodismo narrativo de Tucumán”. Dicta talleres de escritura, producción de podcast y literatura epistolar. Es cocreador de los podcasts de viajes Bitácora y de cartas Epistolar.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.